Adiós a un constructor cultural

Adiós a un constructor cultural

COMPARTE:

Tengo el corazón roto, fue un hermano mío y le debo mucho, no saben cuánto me ayudó como escritora, nunca me tocó algo que pudiera ser demérito de su parte para mí. Conozco muchos escritores que son unos mamones, desgraciados que humillan a cualquiera y Rafael era la elegancia, es el hombre que más aristocracia del alma y del comportamiento ha tenido”, dijo ayer María Luisa La China Mendoza.

Si hubo un atributo que más se resaltó de Rafael Tovar y de Teresa fue ése: el de su afabilidad e instruida vida. Tovar, el primer secretario de Cultura de México y uno de los principales impulsores y diseñadores de la política cultural pública mexicana de los últimos años, falleció ayer a los 62 años de edad en la Ciudad de México, víctima de mieloma múltiple, padecimiento que lo mantuvo ausente de la vida pública al menos en los últimos dos meses.

La vida le jugó una mala pasada a Tovar. Su vida como funcionario público quedó truncada en un momento clave de su actividad profesional. Apenas el 17 de diciembre del año pasado, el país estrenó la dependencia número 18 de la administración pública federal: la tan ansiada y anhelada por muchos, Secretaría de Cultura. Pero Tovar no alcanzó a cumplir un año al frente de la dependencia, su primer aniversario sucedería el 21 de diciembre. Ayer, el presidente Enrique Peña Nieto anunció por la mañana —a las 6:59 horas— y a través de su cuenta de Twitter, que Tovar había fallecido.

Me uno a la pena que embarga a la familia de Rafael Tovar y de Teresa, quien fuera el primer Secretario de Cultura y un gran ser humano”, afirmó el mandatario en el primero de los tres mensajes que dedicó al colaborador. Apenas unos minutos después, la propia dependencia agregó a través del mismo medio: “Con pesar informamos que el Srio. Rafael Tovar y de Teresa falleció esta madrugada, nuestro pésame a sus deudos y a la comunidad cultural”.

Con la noticia quedaron atrás las especulaciones en torno a la salud del secretario. Durante todo el año surgieron versiones acerca de su enfermedad. La primera alerta llegó en los primeros meses de 2016, cuando el funcionario debió ausentarse por unos días para recibir atención médica; después él mismo se encargó de negar cualquier padecimiento. Pero la situación se agravó hace dos meses cuando desapareció por completo de la vida pública: su última aparición fue en Los Pinos el 19 de octubre, cuando presentó una exposición de arte mexicano que sería inaugurada en Filadelfia.

HOMENAJE

El Presidente no acudió a las exequias de Tovar y de Teresa en el Panteón Francés de calzada Legaria, pero fue él mismo quien instruyó para organizarle un homenaje a quien fuera en tres ocasiones presidente del extinto Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). La comunicación la dio Fernando, el hermano del funcionario: “el día lunes (mañana) a las 15:00 horas se ha determinado por el gobierno federal, así lo ha determinado el señor Presidente, que se haga un reconocimiento a la memoria de mi hermano Rafael y del padre de Rafael y de Leonora (sus dos hijos mayores). Estamos muy agradecidos con este gesto que el Presidente de la República ha tenido”.

Fernando agregó que la familia decidió que el homenaje se lleve a cabo en el Centro Nacional de las Artes (Cenart): “fue una construcción material que se hizo hace muchos años, que tiene un éxito enorme porque mucha gente asiste, de todas las edades, de todos los estratos sociales y ese fue un proyecto que tuvo Rafael la fortuna de encabezar, la fortuna de ejecutar y de llevar a las consecuencias que hoy muchos disfrutan y de la que estamos muy satisfechos como mexicanos”, agregó.

Además del Cenart, Tovar y de Teresa fue artífice de otras instituciones culturales mexicanas como el Centro de la Imagen, los fondos de apoyo a la cinematografía Foprocine y Fidecine, el Sistema Nacional de Fomento Musical o el Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados, entre otros programas que hoy subsisten y que se han convertido en la base de la política cultural nacional.

Es una enorme pérdida en el mundo cultural, en el mundo de la creación, en el de la promoción de la cultura, pero también en muchas otras áreas. Él era un ser humano extraordinario, un personaje de la vida nacional en todos los sentidos. Un ser humano que era realmente decente, educado, que era culto, que era refinado en el sentido mejor de lo que se puede decir, pero sobre todo un hombre trabajador, honesto, profesional y siempre al servicio de México y sus instituciones”, afirmó José Narro Robles, secretario de Salud y uno de los primeros funcionarios en hacer acto de presencia en el Panteón Francés.

Los restos mortales de Tovar y de Teresa llegaron a calzada Legaria alrededor de las 11:00 horas. La pizarra de anuncios de la funeraria indicaba que el funcionario sería velado en la Sala Bearn del segundo piso; ahí también se precisó que sus restos saldrán con rumbo al crematorio el día de hoy a las 17:45 horas. Toda la planta alta de los velatorios fue ocupada por el sepelio de Tovar y de Teresa, poco a poco el lugar se fue llenando de flores y coronas de todas las procedencias: de instituciones públicas y privadas, enviadas por senadores y diputados, por empresarios y artistas.

Ahí también pareció terminar la discreción con la que la oficina de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura manejó la información sobre la salud del funcionario durante todo el año: su responsable, Miguel Ángel Pineda, salió después de la familia para ofrecer detalles del fallecimiento. Dijo que el deceso del funcionario sucedió a las 5:20 horas de la mañana y que el padecimiento que sufría le mantuvo hospitalizado durante 16 días: 14 en un centro de salud de Phoenix, Arizona, en Estados Unidos, y dos más en el Hospital Central Militar de la Ciudad de México, donde finalmente falleció.

El servidor público afirmó que, a pesar del padecimiento, Tovar y de Teresa jamás pidió a la Presidencia de la República ser separado del cargo: “El señor Presidente fue muy apegado a su salud, muy solidario, pero además se respetó mucho que el señor secretario estaba trabajando y le informaba permanentemente qué estabamos haciendo, para dónde iba, qué ideas tenía; se presentó incluso ante el Presidente un programa de actividades conjuntas que él pudiera encabezar; hasta dos semanas antes de que se marchara estuvo trabajando con mucho apego y plena capacidad. Desgraciadamente la enfermedad se declaró”, dijo.

PESADUMBRE

Llegó un momento del día que la segunda planta de la funeraria en el Panteón Francés pareció pequeña ante la cantidad de personas que llegaron a despedir a Tovar y de Teresa. Ahí estaba su esposa Mariana (madre de sus hijas Natalia y María) y también la progenitora de sus hijos Rafael y Leonora, Carmen Beatriz López Portillo. Se veía a Sergio Vela, quien también fue presidente del Conaculta; y en llanto a Sari Bermúdez, exencargada del Conaculta.

El lugar se volvió también espacio de encuentro; en un lado charlaba el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, con el panista Santiago Creel y después el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, salía junto con la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu.

El rector de la UNAM, Enrique Graue, también llegó al funeral: “Para el país es una gran pérdida. México pierde un hombre culto, un luchador de la cultura. Un agente que consiguió consolidar instituciones para la cultura mexicana un funcionario ejemplar…”

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo por su parte: “No se entiende la cultura mexicana de los últimos 40 años sin la presencia de Rafael Tovar que fue además un gran hombre y un gran amigo”.  El escritor Jorge Volpi, agregó: “Rafael Tovar es el gran creador de instituciones culturales del México contemporáneo. Así como Vasconcelos, creó las instituciones educativas en la primera mitad del siglo 20. Rafael contribuyó de manera decidida a la creación de las instituciones culturales más importantes del país”.

Otros, como el presidente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, decidieron externar su pésame a través de las redes sociales: “Lamento la muerte de Rafael Tovar y de Teresa. Conocí más a su hermano Guillermo, pero los dos eran inteligentes y promotores de la cultura”, escribió en su cuenta de Twitter.

TAREAS DEL NUEVO TITULAR

Aunque Rafael Tovar vivió sus últimos días trabajando, según versiones de sus colaboradores, la Secretaría de Cultura fue sumando pendientes que deberán ser resueltos por la persona que sea nombrada para ocupar la dependencia. Principalmente nombramientos y la publicación de documentos que concluirán con la consolidación de la dependencia, quedaron en el tintero.

Uno de los nombramientos que más tiempo quedó en espera es el del titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), donde a raíz de la salida de María Teresa Franco en agosto pasado, se encargó el despacho a Diego Prieto; otras designaciones que quedaron sin resolver fueron las que prevé la nueva estructura de la Secretaría de Cultura, señaladas en su Reglamento Interno, un documento que tardó más de medio año de lo previsto en quedar listo y que supone la creación de dos subsecretarías y la designación de un Oficial Mayor.

Los documentos que siguen estando pendientes para el pleno funcionamiento de la dependencia son el Manual General de organización de la misma; el Acuerdo de Sectorización; las condiciones generales de trabajo y los Acuerdos Sectoriales de Adscripción.

RAÚL PADILLA

Ayer trascendió una reunión en Los Pinos que dio paso a especulaciones. El director de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Raúl Padilla, fue citado de urgencia en la Residencia Oficial, situación que lo colocó como una de las opciones que la Presidencia de la República estudia para el cargo.

Luis Carlos Sánchez

excelsior