Tremenda falla geológica al norte de México preocupa a la NASA

Tremenda falla geológica al norte de México preocupa a la NASA

El estudio de las placas ayuda a los investigadores a comprender si un terremoto en una sección de una falla rompería varias secciones más, lo que derivaría en un terremoto más grande.

Es en el norte del Golfo de California donde las placas se están separando. Dicha zona de expansión es evidencia de que una sección de 34 kilómetros de largo conecta las fallas tectónicas del sur de California y norte de México, teniendo cerca de 350 kilómetros de largo.

En su diagnóstico, la NASA publicó que el extremo norte del sistema de fallas de Laguna Salada, que se encuentra al norte de la frontera con México, está estrechamente ligado al extremo sur de la falla de Elsinore de California.

Se conoce como Ocotillo a la longitud del segmento de falla de conexión, mismo que está vinculado con una zona de falla en desarrollo.

La sección de Ocotillo fue el sitio de una réplica de magnitud 5.7 que se rompió en una falla de 8 kilómetros de longitud enterrada en el desierto de California; dicho segmento se generó dos meses después del terremoto de El Mayor-Cucapah de 2010 en Baja California, México.

Los daños fueron visibles en el territorio mexicano, pues habitantes de Mexicali vieron afectadas sus viviendas. Por consecuencia, las réplicas manifestadas causaron diversas fallas en la región.

El estudio de la NASA evidenció que las placas se están separando en el Golfo de California.

En el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, ubicado en Pasadena California; la científica Andrea Donnellan indicó que, a través del instrumento UAVSAR de la NASA que les permite medir el nivel del suelo, ella y su equipo han analizado a fondo esta región desde 2009.

Más adelante Donellan apuntó que ‘El temblor es solo una parte del proceso del terremoto. La Tierra sigue moviéndose durante años’

Gracias a este estudio podemos comprender que un sismo en una sección de una falla rompería varias secciones, lo que derivaría en un movimiento telúrico más grande, así como de la deformación de la corteza terrestre.

Fuentes: Expansión y Excélsior

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments