Hay Reforma Laboral, pero ¿qué debes hacer si sufres acoso sexual en la chamba?

Hay Reforma Laboral, pero ¿qué debes hacer si sufres acoso sexual en la chamba?

El pasado 5 de abril, la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, informó que las leyes secundarias de la Reforma Laboral estarán listas para el próximo mes de mayo; sin embargo, las víctimas deben saber qué hacer ante algún caso de acoso sexual.

Las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo señalan que el trabajo no solo es un derecho y deber social, sino que también reconoce la igualdad de hombres mujeres ante la ley y establece que el trabajo debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para las y los trabajadores y sus familiares dependientes.

Debido a esto, la Reforma Laboral, aprobada el jueves 11 de abril en la Cámara de Diputados, prevé sanciones para los patrones que realicen o permitan actos de hostigamiento sexual en contra de sus trabajadores con multas que irán de los 21 mil 122 a los 422 mil 450 pesos.

Además, establece que los jefes garanticen un ambiente laboral libre de discriminación y de violencia, por lo que plantea la necesidad de implementar, en conjunto con los trabajadores, un protocolo para prevenir la segregación por razones de género.

Aunque el patrón debe brindar atención oportuna a los casos de agresión y acoso sexual, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés) lanzó algunas recomendaciones para las mujeres que enfrentan hostigamiento sexual.

En primer lugar, la víctima debe reconocer que la violencia no es normal, pues el abuso puede representarse a través de insultos, intimidaciones, sobrecarga de trabajo, dificultad para el desarrollo laboral, inequidad salarial e incluso amenazas de muerte.

Asimismo, antes de presentar alguna acusación es necesario distinguir a qué tipo de conducta te enfrentas: hostigamiento o acoso sexual:

  • Hostigamiento sexual: Es el ejercicio de poder que se expresa con conductas verbales o físicas relacionadas con la sexualidad, en una relación de subordinación de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral.
  • Acoso: Es un ejercicio abusivo de poder que pone en riesgo a la víctima, pero no existe subordinación laboral.

Debido a que en ocasiones los agresores hostigan a sus víctimas a través de mensajes y correos, es recomendable que la parte agraviada registre por escrito las agresiones.

Además, es necesario buscar testigos del acoso e incluso buscar a otras víctimas, pues en la mayoría de los casos, los infractores suelen reproducir los patrones de violencia con otras mujeres.

View this post on Instagram

¿Sabes que es el acoso sexual y el hostigamiento sexual? En el marco de los compromisos internacionales suscritos por el Gobierno Mexicano, en específico, en atención a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la Secretaría de la Función Pública (SFP), la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) trabajaron de manera coordinada a fin de establecer un marco de actuación general que deberá regir a las personas consejeras de cada dependencia o entidad de la Administración Pública Federal, con el propósito de poder brindar una atención especializada de primer contacto a las presuntas víctimas de conductas de hostigamiento sexual y acoso sexual. El objetivo de este Protocolo será prevenir, atender y sancionar las conductas de hostigamiento sexual y acoso sexual para garantizar el acceso de las personas a una vida libre de violencia, en el servicio público. #acoso #victima #acososexual

A post shared by Red Global de Acciones (@redglobalacciones) on

Tras reunir pruebas, la parte afectada debe investigar si su empresa o lugar de trabajo cuenta con un protocolo de actuación. De ser así se debe dejar un reporte escrito, tomando en cuenta de que se debe respetar si la víctima decide permanecer en el anonimato para evitar una campaña de desprestigio.

Si la compañía carece de protocolo, la ofendida puede llevar su caso a las instancias judiciales o laborales, es decir, el Ministerio Público o la Junta de Conciliación y Arbitraje. Ambas opciones implican una gran inversión de tiempo y recursos, por lo que la afectada debe estar lista para enfrentar represalias en su contra.

Al presentar una denuncia penal contra el agresor, la empresa se deslindará del hecho y todo quedará entre el infractor y la víctima hasta que se dicte una sentencia, pero se debe tomar en cuenta que la Ley Federal de Trabajo no solo prohíbe a los empleadores y trabajadores ejercer cualquier acto de violencia, también sanciona al patrón que tolera estas conductas.

Si la agraviada desea exponer su caso ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, debe mostrar que hizo el reporte correspondiente en su lugar de trabajo y que la empresa no hizo nada por investigar y despedir al agresor.

De comprobarse que la empresa toleró los ataques, podría recibir una multa de entre 25 mil y 513 mil pesos.

Para mayores referencias, las mujeres deben conocer La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la Ley Federal de Trabajo, que son las encargadas de definir el acoso y hostigamiento sexual.

Por su parte, la norma mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación, encargada de establecer las políticas y prácticas que deben cumplir los centros de trabajo para garantizar un ambiente libre de discriminación y prevenir y atender la violencia laboral.

¿Qué te parece?

 

Con información de Forbes, MSN y Vanguardia

Foto: El Proceso de Lugo y Vox Populi San Luis

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments