Charly: el hombre que se hizo gigolo para <i>cazar</i> gays y asesinarlos

Charly: el hombre que se hizo gigolo para cazar gays y asesinarlos

El día de ayer, se dictó cadena perpetua para Carlos Autalán, un sujeto de Argentina que asesinó a dos hombres homosexuales en 2015 con el mismo modus operandi: ofreciendo servicios sexuales y posteriormente asfixiándolos.

Los camaristas Graciela Viaña de Avendaño, María Eugenia Carabajal y Luis Domínguez emitieron el fallo en contra de Carlos. Moisés Azar, la defensa del criminal, solicitó al jurado la absolución apelando al beneficio de la duda; no obstante, no logró mucho con su solicitud.

Carlos Eduardo Autalán, también conocido como "Charly", era carnicero, fisicoculturista, fan del programa 'MasterChef' y taxista.

Carlos Autalán tiene 30 años y era carnicero, fisicoculturista y taxista. Su plan asesino comenzó contactando homosexuales en internet. Cobraba doce dólares por hora.

Sus víctimas fueron el profesor José Domingo di Pietro, de 52 años, y un estudiante llamado Sebastián Acosta, de 25. Carlos asesinó a José el 27 de agosto de 2015 y a Sebastián el 5 de octubre del mismo año.

El carnicero “Charly” Autalán fue condenado a prisión perpetua. / Gentileza El Liberal

Tras las investigaciones, se comprobó que los asesinatos habían sido cometidos por homofobia, por lo que se tipificaron como crímenes de odio. Además, varias personas cercanas a las víctimas y al acusado brindaron testimonios y declaraciones. Entre ellos está Andrea Beatriz, gran amiga del profesor José Domingo, quien contó cómo fue que halló el cadáver de José:

Su primo fue [al domicilio de Andrea] y me preguntó si sabía de Domingo, y como yo tenía llaves de la casa abrimos y entramos; fui hasta su dormitorio y lo encontré muerto con una almohada en la cara”.

Andrea aseguró que conocía muy bien la casa de José, por lo que al entrar ahí se percató de que sus pertenencias estaban revueltas y que además faltaban cosas, como ropa, adornos, su computadora y celular.

Carlos Autalán robó los celulares de sus víctimas y posteriormente les cambió el chip. Cuando activó uno de los dispositivos, dio así información a la compañía telefónica, quien brindó datos a la Policía.

Cuando Autalán fue detenido, se conoció su vivienda, ubicada en el barrio 8 de abril, donde le fueron decomisados celulares y una notebook, propiedades de José Domingo y Sebastián Acosta.

Entre los múltiples exámenes realizados a Carlos Autalán, se encuentra un informe psiquiátrico practicado por el Dr. Horacio Renato Alfano, integrante del Cuerpo Médico Forense. Según el documento, el asesino presenta un ‘trastorno esquizoide con rasgos psicopáticos’.

Con información de Nuevo Diario Santiago del Estero, Clarín, La República y Nuevo Diario Web

Fotos de Clarín y La República

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments