¿Por qué el penacho de Moctezuma no está en México?

¿Por qué el penacho de Moctezuma no está en México?

Uno de los objetos más importantes para nuestra cultura ni siquiera está en México, sino en Austria. El famoso ‘penacho’ de Moctezuma, que en realidad es un quetzalapanecáyotl o tocado de plumas de quetzal engarzadas en oro y piedras preciosas, reside en tierras lejas y su trayecto hasta ese punto ha sido bastante particular.

Unos años antes de que llegaran los españoles, Moctezuma II observó en el cielo un cometa que apareció en Tenochtitlán; al respecto, el tlatoani lo asimiló como una señal de que Quetzalcóatl anunciaba su regreso.

Fue sólo uno de los 158 objetos que Moctezuma regaló a Hernán Cortés, quien fue el que decidió enviar sus obsequios a Carlos V del Imperio Romano Germánico.

En realidad, la historia al respecto es un poco difusa; por lo menos en 1596 se conoce que ya era parte de la colección del archiduque Fernando II de Tirol, aunque cómo llegó a él es desconocido. Se piensa que uno de los barcos enviados por Cortés a España fue saqueado por piratas.

Otro de los datos que se conoce es que estuvo 200 años en el Palacio de las Ambras, en Innsbruck. Posteriormente, en 1878 el naturalista Ferdinand Von Hochstetter lo descubrió arrumbado en una vitrina del Palacio Belvedere en Viena.

Justo Von Hochstetter fue quien hizo la primera restauración, ya que tuvo el cuidado de agregar las plumas que había perdido, así como remplazar piezas de oro por latón. Se considera que su trabajo en realidad hizo que la pieza perdiera flexibilidad y su forma tridimensional, pero sin su ayuda el penacho no existiría hoy en día.

En 1889 fue trasladado al Museo de Historia Natural de Viena donde estuvo resguardado hasta 1918 cuando lo llevaron al Museo de la Etnología, lugar en el que permaneció hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, momento en que fue resguardado por la Cámara del Tesoro del Banco Nacional Austriaco.

Posteriormente regresó al Museo de Etnología y es en donde se quedará, ya que no de acuerdo a las investigaciones que se han hecho, las vibraciones en un avión o en un barco causarían un daño irreparable en el ‘penacho’.

Con información de Unión CDMX, Cultura Colectiva y El Universal.

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments