Mole de caderas: el platillo típico para <i>chuparse los huesos</i>

Mole de caderas: el platillo típico para chuparse los huesos

La mayoría de los mexicanos somos reconocidos por ser personas de ‘buen comer’, no por nada México es famoso por tener una amplia variedad gastronómica para deleitar el apetito de millones de ciudadanos. Uno de ellos es el mole de caderas, un platillo típico de una región poblana.

¡Para chuparse los dedos!

Puebla es uno de los estados favoritos por los extranjeros y locales, gracias a que posee una serie de actividades diseñadas para grandes y chicos, y platillos deliciosos que forman parte de su legado gastronómico; de hecho, este año el estado entró en la lista de los cinco mejores destinos culinarios de Forbes.

Por ello, no es de sorprender que este estado posea un platillo que provoca que turistas de todos lados del país y del mundo acudan una vez al año a Tehuacán, municipio de la entidad donde se prepara el tradicional mole de caderas, una tradición que data desde hace varios siglos y que sigue cautivando a todos los que lo prueban.

Aunque podría parecer que el mole de caderas no guarda ninguna historia en su proceso, la realidad es que la elaboración de este platillo va más allá de una simple matanza de ganado, ya que alberga una serie de rituales que realizan las personas que sacrificarán a sus mejores chivos.

En primer lugar debes saber que este platillo típico sólo lo encontrarás típico en el mes de octubre en Tehuacán, debido a que según documentaron historiadores los pobladores empezaron con la tradición en 1784, cuando escogieron el tercer jueves del mes de octubre para sacrificar a sus animales, con el fin de desear buen cultivo al resto del año.

Otra versión indica que el mole de caderas fue el resultado de la mezcla que se creó con la llegada de los españoles, gracias a que los colonizadores traían consigo ganado caprino lo que ayudó a crear nuevos platillos; incluso, se rumora que durante la Independencia de México los guerreros se alimentaban con esta comida.

Sin embargo, durante octubre, noviembre y diciembre podrás encontrar este platillo en los restaurantes de tu preferencia, lo único que te perderás será el festival de la matanza que se realiza en Tehuacán.

La forma de preparación puede variar según el negocio donde lo compres, pero el mole de caderas tradicional consiste en darle protagonismo a la cadera y el espinazo del chivo, los cuales son bañados en salsa elaborada con chile guajillo, costeño y serrano; además, las piezas deben ser cocidas en agua con cebolla, ajo y sal para darle una consistencia suave.

Sin duda, el mole de caderas es un platillo único de la gastronomía poblana, pero que no te asuste ni su precio (390) o su sabor; el objetivo de esta comida es chupar los huesos que forman parte de los ingredientes, ya que la salsa queda impregnada, logrando una sensación culinaria única.

Así que no te pierdas de la tradicional matanza cada mes de octubre en Tehuacán, ni de un rico mole de caderas, que también suele ser preparado en Oaxaca con el nombre de ‘mole de espinazo’, aunque en esta región la preparación es un poco diferente a lo que puedes encontrar en Puebla, por lo que tendrás que probar ambos platillos para encontrar tu favorito.

Con información de tehuacan.com.mx y Laroussecocina.mx
Fotografía ilustrativa tomada de Animal Gourmet.

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments