<i>¿Libertad sexual?</i> Sacerdotes católicos podrían poner fin al celibato

¿Libertad sexual? Sacerdotes católicos podrían poner fin al celibato

Con la Iglesia católica enfrentando múltiples escándalos de abuso sexual y algunos curas acusados de pedofilia, el final del celibato sacerdotal podría estar más cerca de lo que se cree.

El requerimiento de que un sacerdote católico sea célibe responde a siglos de tradición, pero la idea ha sido cuestionada por casi el mismo tiempo que ha existido.

Durante muchos años, la Iglesia ha pedido a los sacerdotes que, para dedicarse totalmente a su ministerio, renuncien a mantener relaciones sexuales y a tener una pareja, es decir, que hagan un voto de celibato; sin embargo, ante las ‘caídas’ de algunos curas un gran número de personas ha denunciado hipocresía.

Durante una reciente entrevista, Anthony Petro, profesor de la Boston University que estudia el enlace entre la sexualidad y la religión, declaró:

La posibilidad de aflojar las reglas del celibato, acerca de que los sacerdotes no estén casados, podría ser posible, porque una disciplina está más abierta al cambio que una posición doctrinal. La disciplina del celibato, este tipo de cosas, pueden cambiar”

De hecho, la Iglesia católica ha estado experimentando una escasez de sacerdotes por años, especialmente en Latinoamérica, por lo que se piensa que si se les permite a los hombres que quieren tener sexo y casarse convertirse en sacerdotes, más hombres querrían formarse como curas.

El papa Francisco ha insinuado que está a favor de discutir la idea y se planea que para octubre de 2019, obispos del Amazonas viajen al Vaticano para un sínodo que podría contemplar en su agenda a los sacerdotes casados, pero la urgencia del debate no es, por supuesto, solo por la disminución constante de curas.

Este ha sido un año particularmente escandaloso para la Iglesia católica. La discusión alrededor del celibato y si la permisión a los sacerdotes a tener sexo da paso a un comportamiento potencialmente predatorio puede usualmente llevar a conjeturas y asociaciones infundadas.

Cuando la Iglesia católica de Boston enfrentó su crisis en 2002, Jason Berry escribió en The New York Times:

El celibato ha dado paso al aumento de una cultura secreta en la que el comportamiento sexual en cualquier forma debe ser escondido”

De acuerdo con The Guardian, en 2017, un estudio completo encontró que el celibato obligatorio y una cultura de secretismo creada por papas y obispos son factores importantes en las altas tasas de abuso infantil en la Iglesia católica.

A.W. Richard Sipe, sacerdote convertido en psicoterapeuta y uno de los investigadores más prominentes para encontrar las conexiones entre el celibato y el abuso sexual de menores en la Iglesia, argumentó que el voto de castidad creó un sistema de hipocresía y secretismo en el que la pederastia pudo tener lugar.

Richard Sipe también concluyó que el seis por ciento de todos los sacerdotes cometía abusos contra menores, y en algún momento dado, solo el 50 por ciento de los sacerdotes era célibe, una estadística que la Iglesia insistió en que era exagerada.

De acuerdo con Vice, sin importar cuál es la postura de cada persona acerca de los asuntos de la Iglesia católica sobre el celibato y la pedofilia, resulta evidente que permitir a los sacerdotes casarse no resolvería de modo alguno los problemas de abuso sexual.

En ese sentido, tampoco produciría mayor concurrencia en los seminarios para la formación de sacerdotes. Incluso, si las alas más conservadoras de la fe se opusieran a abandonar el celibato, aparentemente, no afectaría mucho la religión en sí misma.

Warren Goldstein, director ejecutivo del Centro para la Investigación Crítica en Religión declaró que:

La mayoría de las religiones no prohíbe el matrimonio de sacerdotes. La Iglesia católica en toda su historia, siempre ha sido capaz de sobrevivir, y permanecer tan grande como es, por su habilidad para adaptarse”

De acuerdo con Goldstein, cuando sea que pase y por cualquiera que sea la razón, suprimir el celibato representaría obviamente un paso hacia una reforma. Opcional o no, los sacerdotes casados representarían evidencia de progreso y podrían ayudar a los católicos a sentir que su Iglesia está respondiendo a una crisis existencial.

 

Con información de Vice y Aleteia

Foto: Pixabay

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments